PRINCIPIO #1: devociÓN SUPReMA A DIOS

Devoción suprema es experimentar Su grandeza, disfrutar Su belleza y alegrarnos en Su santidad.

Devoción suprema es vivir bajo Su gobierno y deleitarnos en obedecerlo.

Devoción suprema es establecer un temor reverente de Dios en nuestros corazones.

PRINCIPIO #2: LEALTAD SUPReMA A DIOS

Los celos de Dios se fundamentan en un pacto y dan sentido de pertenencia a ambas partes, otorgamos seguridad en una exclusividad sana, satisfactoria y honorable.

Los celos de Dios se fundamentan en un pacto de amor que hizo a nuestro favor a través de su Hijo Jesucristo.

PRINCIPIO #3: HONOR SUPReMO A DIOs

Honrar Su nombre es vivir y confiar en Él de acuerdo a Sus atributos.

Honor supremo a Dios es expresar a través de nuestras acciones, pensamientos, hábitos y relaciones Sus atributos revelados en Su nombre.

PRINCIPIO #4: SUFICIENCIA DIVINA

Descanso/reposo no tiene que ver con las actividades que hacemos o dejamos de hacer. El verdadero reposo es una condición que nuestros corazones anhelan y solo Dios puede saciarlo.

Es por esta razón que el principio que obtenemos de este mandamiento lo llamamos “Suficiencia Divina”.
 
Más allá de ser una restricción es una invitación divina a hacer una pausa intencional que dará fruto de paz y plenitud a nuestras vidas. A pesar de que esta actitud pudiera escucharse como “compromiso”, “entrega” – realmente refleja un corazón que tiene puesta su confianza y su esperanza en sus propias fuerzas.
 
Y esta es la invitación de Dios: hacer pausas recurrentes para recordarnos que nuestra confianza y esperanza están en Él.

PRINCIPIO #5: HONRA

El principio de la Honra está directamente relacionado con “plenitud de vida”. La HONRA no está condicionada al actuar de la persona a la que le damos. Dios nos honró a nosotros sin merecerlo.

Anular el principio de HONRA, anula nuestra posibilidad de vivir en la plenitud de la vida cristiana. Es tan vital este mandamiento/principio que es el único que expresa una recompensa para el que lo practica.

PRINCIPIO #6: AMOR

Las verdaderas historias de Amor que nos conmueven no son románticas en su mayoría; son de héroes comunes y corrientes que sacrifican su comodidad, su vida, su futuro y sus sueños por un bien más elevado.

PRINCIPIO #7: Pureza

El principio de la Pureza quiere decir: Libre de contaminación.

Nosotros somos la representación de Dios aquí en la tierra. ¡Y Dios nos  llama a representarlo sin contaminación!

Somos mayordomos del cuerpo que nos ha sido y debemos usarlo para la gloria de Dios.

PRINCIPIO #8: GENEROSIDAD

Generosidad es una actitud, más que una cantidad. La cantidad demuestra nuestra actitud.

La Generosidad imparte vida.

PRINCIPIO #9: VERDAD

La Verdad tiene una cualidad única: ¡Nos hace libres! (Juan 8:31)

La Verdad no son simplemente conceptos o hechos; la Verdad para un creyente es la persona de Cristo que tiene la capacidad de librar a otros de su mentira, error, engaño o maldad.

Hablar Verdad es vivir en la Verdad, lo cual nos hace personas confiables: fieles a la Verdad.