HISTORIA

¿QUIÉNES SOMOS?

Somos un grupo de personas que hemos respondido al amor y gracia de Dios para nuestra salvación eterna por la fe en su Hijo Jesucristo. Deseamos compartir con otros lo que Dios ha hecho en nuestras vidas para que ellos también tengan esperanza. Dios nos reunió en esta congregación a la cual llama Iglesia.

¿POR QUÉ NOS LLAMAMOS CONVIVENCIA FAMILIAR?

Creemos que la iglesia es la familia de Dios donde crecemos espiritualmente y convivimos con el propósito de amarnos, servirnos y apoyarnos unos a otros. Deseamos ser una familia para aquellos que no tienen. Nos encanta ofrecer una amistad a todas las personas que nos visitan y ser lo más personales posible en nuestro trato con ellas.

¿CÓMO Y CUÁNDO EMPEZÓ CONVIVENCIA FAMILIAR?

Inició en Julio del 2012 en la sala de nuestros pastores Luis e Ivonne Ortiz, junto con dos familias más. Ese día de inicio, el pastor Marcos Richards animó a las tres familias presentes a continuar con fe y perseverancia en esta obra. 

Con la provisión de Dios, ese mismo mes, se rentó un salón de hotel de la ciudad de Monterrey, donde estuvimos catorce meses. Debido al crecimiento que Dios nos había dado, nos cambiamos a un edificio en Av. San Francisco, donde duramos …

¿QUIÉNES SON NUESTROS PASTORES: LUIS E IVONNE ORTIZ?

Originarios de Cd. Juárez, Chihuahua. Ambos, cristianos desde muy jóvenes, crecieron espiritualmente bajo el liderazgo de Marcos Richards, pastor de Comunidad Olivo en Cd. Juárez, Chihuahua; quien hasta el día de hoy sigue siendo su pastor. Casados en marzo de 1994, padres de tres hijos. Han servido al Señor en diferentes ministerios de pastorado y enseñanza bíblica desde 1996 hasta el año 2012 que Dios los llamó a establecer Convivencia Familiar.

¿ QUÉ CREEMOS ?

La Biblia es la Palabra de Dios revelada a los hombres; infalible, inerrable, autoridad legítima y aplicable a nuestra vida.

Creemos en el Dios Trino revelado en la Biblia: Padre, Hijo Jesucristo y Espíritu Santo.

De acuerdo a la Escritura, somos seres humanos totalmente incapaces de acercarnos a Dios por nuestros propios méritos y conseguir Su favor y salvación a través de obras.

Dios ha provisto la salvación de nuestras almas a través de la obra redentora de Jesucristo, por su muerte en la cruz. Esta salvación es otorgada gratuitamente por gracia y recibida solo por la fe en Jesucristo.

Creemos en la resurrección de Jesús entre los muertos, que nos otorga fe, esperanza y seguridad de vida eterna.

Creemos en la obra santificadora del Espíritu Santo como la voluntad de Dios para cada creyente a partir del nuevo nacimiento por la fe en Jesucristo.

La iglesia es el cuerpo de Cristo, donde cada creyente ha sido establecido para su crecimiento y desarrollo espiritual.

El Bautismo en Agua y la Cena del Señor son ordenados por el mismo Señor Jesús. El primero está relacionado a la entrada en la nueva comunidad del pacto; lo segundo está relacionado con la continua renovación del pacto. Ambos son la promesa de Dios para nosotros, medios de gracia divinamente ordenados, nuestros votos públicos de sumisión al que fue crucificado y ahora resucitado, Jesucristo; y anticipaciones de Su retorno y la consumación de todas las cosas.