LA RESURRECCIÓN

MENSAJE POR PS. LUIS ORTIZ

DOMINGO, 04 DE ABRIL, 2021

SOBRENATURAL: Que no puede explicarse por las leyes naturales o que supera sus límites.

Nuestro Dios es sobrenatural. Hay otras palabras que definen lo sobrenatural: milagroso, divino, celestial o prodigioso.

Hoy vamos a ver el acto que partió la historia y nuestra vida en dos: en antes y después. Sobrepasa la mente humana, pero es un hecho histórico.

1 Corintios 2:7

Cuando la Biblia habla de los misterios de Dios, no habla de cosas raras, habla de Cristo, quien ha sido revelado en cada etapa desde Génesis 1 hasta Apocalipsis 22.

El Espíritu Santo nos lo revela porque investiga a fondo las cosas de Dios y nos lo imparte. Esta sabiduría que no es posible adquirirla por medio naturales, Dios mismo nos la imparte.

Mateo 28:2 – “No esta aquí!”

¿Cuántas veces buscamos a Dios en donde Él ya no está?
Él ya no está en la angustia, ni en la tribulación, ni en glorias pasadas. Él ha resucitado, eso quiere decir que él ha trascendido y quiere llevarme de lamento al gozo.

La resurrección nos indica nuevos inicios.
Lo sobrenatural no es simplemente un evento, es una persona, es la persona de Jesús, es Dios glorioso.

En la cruz del calvario recibimos por la fe en Él:
Justificación – Es el acto por el cual Dios nos declara justos al poner nuestra fe en Él.

Redención – Es la satisfacción de la santidad y la justicia de Dios por el sacrificio de Jesús que nos otorga libertad.


Propiciación – Es el golpe de la ira de Dios sobre Jesús por nuestros pecados, que gracias a él somos adoptados por el Padre

Colosenses 2:10 – En la cruz fuimos reconciliados con Dios, pero en la resurrección somos empoderados por Él.

¿QUÉ SUCEDIO EN LA RESURRECCIÓN?

1. JESÚS ES LA RESURRECCION (Juan 11:25-26)
No es solo la ausencia de muerte, es el poder de la vida misma.

2. JESÚS NOS LIBERÓ DEL MIEDO A LA MUERTE (Hebreos 2:14)
Jesús es la resurrección, y si Él es la resurrección, también nos liberó del miedo a la muerte. El temor a la muerte es un sentimiento muy humano, pero en Jesús somos libres de ese sentimiento.

3. NOS IMPARTE EL PODER VIVIR POR ENCIMA DE LA NATURALEZA PECAMINOSA (Romanos 8:10)
Ahora puede habitar entre nosotros. Hemos sido redimidos, adoptados, reconciliados, sentados en un lugar celestial con Cristo. El Espíritu Santo está formando el carácter de Cristo en mi; por lo tanto, ya no puedo abandonarme a lo sentimientos que dependen de la naturaleza pecaminosa. Ahora tenemos los recursos de la resurrección y tenemos la herencia gloriosa de Cristo para Sus hijos.

4. NOS ASEGURA LA RESURRECCIÓN Y TRANSFORMACIÓN DE NUESTROS CUERPOS MORTALES. (1ª Corintios 15:52)
¡No hay opción! La muerte fue vencida por Cristo
En ese día glorioso, no importa cómo haya muerto el creyente, (el cuerpo físico ya no existe) el poder de Dios lo resucitará en un cuerpo glorioso. Y en ese mismo momento, los creyentes vivos también serán transformados en cuerpos gloriosos que nunca morirán.

“Algún día leerán o escucharán que Billy Graham ha muerto, no crean ninguna sola palabra de eso. Estaré más vivo que nunca. Solo habré cambiado mi dirección. Habré ido a la presencia de Dios.» (Billy Graham)

Efesios 2:5 – Somos hombres quebrados, dañados, muertos a los pecados del mundo. Pero eso no lo detiene a Él. ¡Él nos llama para darnos vida!

1ª Timoteo 6:12
La vida eterna inicia aquí en la tierra.
Inicia el momento en que Jesús nos resucitó de nuestros pecados y delitos.
Inicia el momento que Jesús nos hace renacer, nacer de nuevo.
Si anclados a este cuerpo físico que se enferma, pero no anclados a la muerte pues ¡Él nos liberó de la muerte y nos dio la vida eterna para empezarla a vivir aquí en la tierra!

Que el poder de la resurrección se manifieste en nuestras vidas, en nuestras familias. Aférrate a la vida eterna que nos ha sido dada en la resurrección. Renunciamos a vivir en esquemas humanos, religiosos, humanistas.

Reconocemos a Jesús resucitado, gobernando a la diestra del Padre con gran autoridad.

¡NADA HAY IMPOSIBLE PARA DIOS!
Que la gracia y el poder de la Resurrección traiga vida a nuestros corazones, nuestra vida, nuestra familia, nuestro negocio. Y que podamos salir al mundo para ofrecer esta misma gracia.